Seguir por correo electrónico

jueves, 19 de septiembre de 2013

Sr Wert: las movilizaciones educativas y la huelga del 24 de octubre serán una fiesta, sí, pero una fiesta democrática

   La Plataforma Estatal por la Escuela Pública (sindicatos de enseñanza -CC OO, UGT, STES,...-organizaciones estudiantiles-Sindicato de Estudiantes,...-y de padres y madres de alumnos-CEAPA-) han convocado movilizaciones en todos los niveles de la enseñanza, de la educación infantil a la Universidad, durante los meses de septiembre, octubre y noviembre. Los objetivos de esta nueva movilización general son: expresar el rechazo a la política de recortes en la educación, a la subida de las tasas universitarias y a la política de becas (disminuir los recursos destinados a ellas y aumentar los requisitos para su concesión) y a la contrarreforma educativa contenida en la Ley Wert (LOMCE).

   Las movilizaciones incluirán entre otras acciones la celebración de un proceso de consulta ciudadana sobre la política educativa del gobierno, entre el 23 de septiembre y el 13 de octubre, la realización de una Huelga General Educativa, el 24 de octubre, y la realización de "marchas en verde" en todas las comunidades autónomas, a partir del 2 de noviembre, que convergerán en una marcha hacia el Palacio de la Moncloa, el 9 de noviembre.

Los muchos motivos de la movilización en la educación 
  
Pocas veces se han dado tantos motivos para una movilización sindical, estudiantil y ciudadana contra todos los aspectos de la política educativa. Los recortes están deteriorando seriamente la calidad del sistema público de enseñanza y promoviendo la desigualdad en la educación. Sólo un pequeño botón de muestra con los últimos hechos acaecidos y estadísticas conocidas (oficiales del MEC):

- Los beneficiarios de las ayudas del Ministerio de Educación (MEC), fundamentalmente para compra de libros de texto y material escolar han disminuido en 578.549, nada menos que un 59,32%, quedando reducidos a sólo 396.781 (comparación del curso 2012/2013 con el 2011/2012). La cuantía total de las ayudas disminuyó en 61,3 millones de euros, el 47,21 %, quedando reducida a sólo 68,6 millones.  

- Mientras suben los alumnos matriculados en la enseñanza pública y los profesores contratados en la enseñanza privada (2.623 profesores más, un 1,4 %, en el curso 2012/2013 respecto a dos cursos atrás), se destruyen en el mismo período de tiempo 21.200 plazas de profesores (4,59% del total) en la enseñanza pública. Por despido de profesores interinos y amortización de plazas de funcionarios. Añádase la pérdida de otros 10.000 puestos de trabajo este curso (entre un 2% y 3% más). 

- Cuando no hay empleo para la mayoría de los jóvenes ni para muchas familias (1.820.000 tienen todos sus integrantes en paro) y la cobertura por desempleo de los 6 millones de parados baja hacia el 50%, la política del ministro Wert y de muchos consejeros de educación del PP y el de CiU es subir escandalosamente las tasas universitarias. En algunas comunidades por encima del 100% de modo que ya superan lo que se paga en muchos países europeos de bastante mayor renta. Y para rematar. se recortan los recursos destinados a becas (sí se han producido a pesar de las manipulaciones en la presentación de los datos oficiales) y se sube la nota media para concederlas.

   Todas estas medidas tienen un significado inequívocamente clasista, por ir en contra de las oportunidades educativas de los más desfavorecidos. Son un botón de muestra de una mala y reaccionaria política que ataca directamente a un valor protegido por la Constitución Española, la igualdad en la educación, al tiempo que hipoteca el futuro de nuestro país. Los brutales recortes en I+D+i (casi un 50% menos de gasto público desde 2009) completan la otra pata de la suicida ceguera de nuestros gobernantes con respecto al futuro de España. Y son los mismos a los que se les llena la boca tantas veces de exclamaciones de patriotismo huero.

   Para completar el cuadro, el Sr. Wert promueve una ley, la LOMCE, que apuesta por la segregación, la desigualdad, la subordinación a las demandas educativas de la Iglesia y del lobby de la enseñanza privada y por una concepción arcaica de la calidad de la enseñanza. Valor éste -la calidad- que, en un alarde de vivir en el principio de la contradicción, contrasta con todo lo ejecutado por el Sr. Wert  desde que le hicieron ministro.  

   Pero debe ser el sino del ministro Wert el vivir en la contradicción, incluso cuando se trata de alguna de sus habituales provocaciones verbales. Refiriéndose a las movilizaciones y a la huelga del 24 de octubre, primero las calificó como una "fiesta de cumpleaños"comparándolas con las auténticamente duras -¿las "fetén" que Vd, querría ver en España, Sr. Wert?- "llevadas a cabo en otros países, como Mexico y Chile". Pero, al día siguiente, tal vez advertido de la muy mala interpretación que tenían sus palabras, arremetió contra la huelga diciendo que estaba "absolutamente injustificada" y era "una huelga política que no está amparada ni por la Constitución ni por las leyes democráticas". ¿En qué quedamos; Sr. Ministro?

  Las movilizaciones contra su política, Sr. Wert, son movilizaciones por la calidad de la enseñanza, la igualdad y el derecho a la educación. Son constitucionales y plenamente legales y serán una fiesta, sí, pero una fiesta democrática.

No hay comentarios:

Publicar un comentario