Seguir por correo electrónico

jueves, 14 de noviembre de 2013

Crónica sociolaboral de octubre de 2013

Esta crónica ha sido publicada en el número 55 de la Revista de Estudios y Cultura de la Fundación 1º de Mayo

Javier Doz

El mes comenzó con la presentación del proyecto de reforma del sistema público de pensiones por parte de Fátima Báñez, en el Congreso de los Diputados. El índice de revalorización anual que introduce supondrá, en caso de ser aprobado, una importante pérdida de la capacidad adquisitiva de los actuales pensionistas. El Factor de sostenibilidad, cuya negociación preveía el Acuerdo tripartito de 2011, se introduce ya (entre 2014 y 2019) y con fórmula bastante gravosa para los futuros pensionistas. A lo largo del mes se han sucedido reuniones y declaraciones. El Gobierno se quedó solo en el Parlamento y en la sociedad. CC OO y UGT han manifestado que es imposible un acuerdo sobre esas bases y anunciado movilizaciones.
Las hubo el día 7, con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, convocada por la CSI, y el día 17, también fecha internacional de lucha, contra la pobreza. Este día, en las manifestaciones que recorrieron numerosas ciudades españolas, se denunció el alarmante aumento de la pobreza en nuestro país: 12 millones de personas, el 27% de la población, 3 millones en la pobreza severa que en muchos casos significa hambre.
Y se anunció que las habrá en noviembre, convocadas por los sindicatos y la Cumbre Social, contra los recortes y las reformas regresivas y por otras políticas. Tendrán un marco de lucha europeo. La CES decidió coordinar las luchas nacionales contra las políticas de austeridad y devaluación interna y promover su dimensión europea en la reunión de su Comité Ejecutivo (días 22 y 23). En la Cumbre Social Tripartita de la UE del día 24, la CES ya anunció su alternativa: un Plan de inversiones europeo, para salir de la crisis, crear empleo y  cambiar el modelo económico con una cuantía del 2% del PIB anual (260.000 M€) durante diez años. Crearía unos 10 millones de empleos.
La prolongada movilización contra la Ley Wert y los recortes en educación tuvo su punto culminante el 24 de octubre en la Huelga General Educativa (profesores y PAS, estudiantes y padres y madres). Un éxito. Y, además, la asistencia a las manifestaciones fue masiva. Tan masiva como la provocadora y autoritaria insensibilidad del Gobierno. Su única “concesión”: a los obispos; la religión será obligatoria en el bachillerato salvo eximente expreso. La Marea blanca volvió a manifestarse por las calles de Madrid, el día 27, contra las privatizaciones.
El día 24 se publicó la EPA del tercer trimestre del año. El paro bajó en 72.800 personas por el empleo temporal del verano. Hay 39.500 empleos más: 146.300 indefinidos menos y 169.500 temporales más. Sin trabajo: 5.904.700 personas, el 25,98% de la población activa.
Ha sido un mes de mentiras gruesas y declaraciones provocadoras. Descuento las del FMI, instituciones europeas y CEOE. Las más sonadas las de Montoro (día 9) –“los salarios están creciendo moderadamente”- y Soraya Sáez de Santamaría (día 12): “Hay 520.000 perceptores del seguro de desempleo que defraudan y trabajan en ”b””. Críticas generalizadas recibieron, pero no rectificaron.
Y todos los días noticias de los ERE de Andalucía, de la instrucción de la juez Alaya y de las facturas falsas de UGT-A. Punto culminante: la detención, el día 8, de dos sindicalistas de CC OO y UGT, por procedimientos impropios de una justicia democrática. La feroz y prolongada campaña de la prensa de derechas contra el sindicalismo confederal subió el tono. El Consejo confederal de CC OO aprobó, el día 16, las conclusiones de la Comisión de investigación sobre los ERE: CC OO no ha participado en ninguna trama, negociar ERE es tarea esencial de un sindicato, más en las crisis; cobrar una pequeña cantidad a los beneficiarios es legal y justo; estamos contra la corrupción y por la transparencia; malas conductas individuales serán rechazadas; se modificarán procedimientos para evitar errores y confusiones.

El IPC de octubre nos lleva a una inflación anual del – 0,1 %. ¿Motivo de alegría o de preocupación?

No hay comentarios:

Publicar un comentario