Seguir por correo electrónico

lunes, 14 de octubre de 2013

Más mentiras (y 3) a cuenta de la desigualdad social. Esta vez: Rajoy

   Prosigo con una tercera entrega sobre las mentiras de nuestros gobernantes. Esta vez sobre un tema tan sensible como el reparto de cargas de la crisis y la desigualdad social. Tras Montoro, Cospedal y Soraya, el turno le tocó, hoy, a Rajoy.

   El Presidente del Gobierno ha afirmado lo siguiente al periódico austriaco Kurier, para justificar las políticas de austeridad y los recortes: "Exigimos sacrificios pero repartimos las cargas de forma justa".

  ¡Asombroso! Tal vez considere Rajoy que el aumento de la desigualdad es un indicador de  un justo reparto de las cargas. Sería lo único que justificaría su aserto. En este mundo de locos, en el que muchos políticos utilizan la propagación de la mentira como arma de comunicación, todo es posible.

   Todos los datos y análisis sociales confirman lo contrario de lo que dice Rajoy. En España no sólo sufrimos una cifra de paro insoportable, un fuerte aumento de la pobreza -con bolsas incipientes de hambre- y la más fuerte caída de los salarios de Europa; también estamos padeciendo -desde el comienzo de la crisis- el más rápido incremento de la desigualdad de toda la UE. Y se ha agudizado desde que gobierna el PP, aunque la tendencia comenzó muy fuerte en 2009. Somos ya el tercer país más desigual de la UE, medido tanto por el Coeficiente de Gini como mediante los cocientes de renta entre el 10 % y el 20% de los más ricos e igual franja de los más pobres. Sólo nos superan Rumania. Bulgaria y Letonia.

   Y, por si fuera poco, el pasado 9 de octubre conocimos por los medios de comunicación el informe de Credit Suisse sobre la evolución del número de millonarios en el mundo. Los que ganan más de un millón de dólares al año crecieron en España un 13,2%, en sólo un año (fin del primer semestre de 2013, respecto a igual período de 2012). Ya son 402.000. 

   Es decir, que la realidad sobre el reparto de las cargas de la crisis es justamente la opuesta de la que describe Mariano Rajoy

    Lo único que podría argüir el Presidente, además de que se olvidó de leer los periódicos o las estadísticas oficiales (como Montoro), es que el aumento de la desigualdad, indicador del injusto reparto de las cargas, se produce también en países muy importantes. Por ejemplo, el número de millonarios en los EE UU, Francia o Alemania se incrementó en más del 14 %.

   Como diría Warren Buffet: ¡Esto sí que es pura lucha de clases! La van ganando, sí, por el momento, pero que no se confíen...

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario